Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Falcón peregrino
  • Nombre en Gallego Falcó pelegrí
  • Nombre en Gallego Belatz handia
  • Nombre en Gallego Peregrine falcon
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Halcón peregrino

(Falco peregrinus)

Una de las rapaces más conocidas desde la antigüedad, sobre todo por su empleo en cetrería, es el halcón peregrino, un ave de aspecto compacto y musculoso en cuya anatomía todo está al servicio de la velocidad. Consumado predador de aves pequeñas y medianas y poco exigente a la hora de instalarse, el peregrino es una rapaz prácticamente cosmopolita que, no obstante, ha visto cómo sus poblaciones se reducían peligrosamente en muchos lugares a consecuencia de la escasez de presas y de la intoxicación con plaguicidas y otros venenos agrícolas.

Descripción

Clasificación

Orden Falconiformes; familia Falconidae

Longitud

38-51 cm

Envergadura

89-113 cm

Identificación

Esta rapaz de mediano tamaño, robusta y de aspecto compacto, presenta un acusado dimorfismo sexual invertido por el cual las hembras resultan considerablemente mayores y más pesadas que los machos. Los individuos adultos (dibujo 1) poseen las partes superiores oscuras, de un tono gris pizarroso bastante homogéneo, con los bordes de las coberteras ligeramente más claros, y las inferiores pálidas (en algunos
casos extensamente teñidas de ocre o rosado) con un fino barrado horizontal, que se extiende también por las alas. En la cabeza llama la atención el corto pero poderoso pico y una extensa bigotera que enmarca las blancas mejillas y los ojos, que son muy oscuros y aparecen rodeados por un anillo ocular amarillo. Las hembras suelen presentar un barrado más tosco en el pecho y una bigotera más ancha. Los jóvenes, por su parte, son muy pardos, con un patrón de diseño bastante variable en la cabeza, que resulta, en todo caso, mucho menos contrastado y definido que en los adultos. Sus partes inferiores son de color ocre y lucen un profuso estriado vertical que, en las alas, da paso a un barrado más difuminado (dibujo 2). En el dorso dominan los tonos
marrones muy oscuros sobre los que destacan vivamente los bordes pálidos de rémiges y coberteras, dando al ave un característico aspecto escamoso. El vuelo de este halcón es veloz y poderoso, y en él se alternan los planeos con nerviosos aleteos que el ave ejecuta gracias a la posesión de potentísimos músculos pectorales. Las alas son más bien cortas, al igual que la cola, y resultan mucho más anchas en la zona de inserción con el amplio pecho que en su extremo, donde se estrechan considerablemente (dibujo 3).

Canto

Emite un kchap kchiap repetitivo, así como diversos gritos, wiaaaa wiaaaa o ki ki ki ki, tanto en vuelo como posado.

Dónde vive

En el mundo

Es una especie cosmopolita que habita en todos los continentes salvo la Antártida, aunque falta o escasea en regiones donde la cobertura forestal impide su estrategia de caza. Algunas de sus mejores poblaciones se encuentran en las islas del Pacífico norte, Australia, la Península Ibérica y las islas Británicas. Se han descrito varias subespecies.

En España

Ocupa ampliamente nuestro territorio, aunque con desiguales densidades; en general, aparece de forma más continua en el área cantábrica, Pirineos, cuenca alta del Ebro, Sistema Ibérico, sierras béticas y penibéticas e islas Baleares. Parece, asimismo, más abundante en la mitad oriental de la Península, donde predominan los sustratos calizos, que ofrecen una mayor cantidad de repisas en los roquedos, así como en las costas acantiladas. Está bastante más localizado en la Meseta sur, occidente de Andalucía e interior de Galicia. Su escasez en extensas áreas del
suroeste peninsular podría explicarse, según algunos autores, por la competencia con el águila-azor perdicera y el búho real, así como por la escasez de buenos emplazamientos para situar su nido. En la Península, Baleares, Ceuta y Melilla se reproduce la subespecie brookei, que se reparte en torno al Mediterráneo hasta Oriente Próximo. Durante el invierno alcanzan nuestro territorio efectivos de las razas
peregrinus y calidus, estos últimos originarios del centro y norte de Europa. Asimismo, en Canarias cría el halcón tagarote, que para algunos autores no alcanza la categoría de especie, sino que sería una mera raza del halcón peregrino.

Desplazamientos

Es una especie residente en la Península y Baleares, aunque los ejemplares jóvenes realizan cortos movimientos dispersivos. Nuestro territorio también acoge migrantes del norte de Europa que esencialmente acuden para invernar, a tenor del escasísimo paso que se registra anualmente por el estrecho de Gibraltar.

Poblaciónón

La población europea se estima en 12.000-25.000 parejas reproductoras y ha experimentado un fuerte ascenso en las últimas décadas, más notorio, en cualquier caso, entre 1970 y 1990. Por lo que respecta a nuestro país, la población se calcula en unas 2.400-2.700 parejas, la mayoría de las cuales se encuentra en Castilla y León (423-515 parejas), Aragón (293-319 parejas) y Andalucía (273-317 parejas). Los
números actuales mejoran bastante la estimación anterior, lo que parece indicar, además de una mayor y mejor cobertura del censo, cierto incremento de la población. Dicho aumento ha resultado más patente en algunas provincias, sobre todo en las zonas con densidades más elevadas, pero existen áreas agrícolas del interior peninsular que registran acusados descensos poblacionales.

Cómo vive

Hábitat

En general, se puede considerar que el halcón peregrino no es un ave muy exigente a la hora de instalarse, puesto que le basta con disponer de espacios abiertos en los que cazar, presas abundantes y algún lugar apropiado —un cortado rocoso, un talud arenoso o incluso un edificio— para instalar el nido. Con estos presupuestos, se pueden encontrar peregrinos en terrenos abiertos y cultivados, marismas, canchales de montaña, hoces fluviales, áreas costeras e, incluso, en ciudades.

Alimentación

Se trata de un especializado cazador de aves de los más variados tamaños, desde reyezuelos hasta garzas reales o gansos, a los que suele abatir en vuelo gracias a la enorme velocidad que es capaz de adquirir (dibujo 4). No obstante, sus presas más comunes —y desde el punto de vista energético, más rentables— son aves de mediano tamaño, entre las que destacan varias especies de palomas (bravías, torcaces, zuritas, tórtolas), a las que se añaden zorzales, mirlos, gangas, alondras, estorninos, perdices, limícolas, gaviotas…, que formarán parte de la dieta de la rapaz en relación directa con su abundancia local.

Desplazamientos

Es una especie residente en la Península y Baleares, aunque los ejemplares jóvenes realizan cortos movimientos dispersivos. Nuestro territorio también acoge migrantes del norte de Europa que esencialmente acuden para invernar, a tenor del escasísimo paso que se registra anualmente por el estrecho de Gibraltar.

Reproducción

El ciclo reproductor de esta especie se inicia bastante temprano y ya a lo largo del mes de febrero es habitual observar los ruidosos vuelos nupciales de la pareja de halcones. Una vez que seleccionan un emplazamiento de los varios que regentan en su territorio para alojar la puesta —normalmente, una repisa, grieta o cuevecilla en un cantil rocoso o arenoso—, la hembra deposita directamente sobre el sustrato —pues no aportan material alguno— los tres o cuatro huevos de color crema y muy moteados de rojizo que suelen componer la puesta. La incubación se prolonga durante 29-32 días y corre a cargo de ambos sexos, si bien es la hembra la que dedica más tiempo a la tarea. Los pollos son cuidados y alimentados principalmente por la hembra, mientras que el macho se ocupa del abastecimiento de presas para el nido (dibujo 5). Aunque los jóvenes pueden desplazarse por las inmediaciones de la repisa donde nacieron desde que cuentan con algo menos de un mes, su desarrollo no se completa hasta que cumplen 35-42 días; su total independencia la consiguen pasados al menos dos meses desde que realizan los primeros vuelos. Aunque, generalmente, estos falcónidos seleccionan para criar cortados de diferente naturaleza, no es infrecuente que se instalen en otros emplazamientos, como nidos viejos de córvidos o rapaces, edificios de todo tipo (ruinas, castillos, catedrales, rascacielos) o en el mismo suelo.

Amenazas y Conservación

En las zonas más humanizadas, el expolio de nidos es su principal problema de conservación, ya que se trata de un ave muy apreciada para la práctica de la cetrería. También supone un problema importante la persecución que sufre la especie por parte de criadores de palomas, principalmente en Levante. Por último, otras amenazas que se deben tener en cuenta son el descenso de la productividad causado por la incidencia de plaguicidas en algunas regiones eminentemente agrícolas (este problema llegó a significar en ciertos lugares, como Norteamérica o Finlandia, la práctica desaparición de la especie hace décadas), así como la competencia con otras rapaces y la predación por parte del búho real, una especie en expansión y muy abundante en algunas regiones, que suele compartir hábitat con el halcón peregrino. Aparece en la categoría “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA