Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Rolieiro
  • Nombre en Gallego Gaig blau
  • Nombre en Gallego Karraka
  • Nombre en Gallego European roller
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Carraca europea

(Coracias garrulus)

El rasgo distintivo más característico de la carraca —un ave mediana de aspecto robusto y fuerte pico— es, sin lugar a dudas, su colorido plumaje, de tonos azules y acastañados. Migradora y de hábitos insectívoros, en nuestro país aparece bien entrada la primavera, cuando instala su nido en todo tipo de oquedades. La pérdida de hábitat por la intensificación agrícola y el uso de plaguicidas han causado una drástica disminución de la especie en buena parte de Europa y un descenso preocupante en las poblaciones
ibéricas.

Descripción

Clasificación

Orden Coraciformes; familia Coracidae

Longitud

30-32 cm

Envergadura

66-73 cm

Identificación

Ave de aspecto inconfundible, la carraca luce un espectacular colorido, en el que predominan diferentes gamas de azul, desde el azul-verdoso de la cabeza hasta el añil de las plumas centrales de la cola o el obispillo (dibujo 1). Como contraste, el dorso exhibe un tono castaño rojizo (dibujo 2). El diseño de ambos sexos es parecido y adquiere mayor vistosidad durante la época de reproducción. Los jóvenes, por su parte, presentan un patrón de coloración semejante al de los adultos, pero con tonos más apagados.

Canto

El nombre de esta ave hace referencia al característico sonido de su reclamo, un rak-cra-cra-cra grave, parecido al de una carraca de madera.

Dónde vive

En el mundo

Durante la época de cría se extiende por la franja templada y mediterránea de la región paleártica, desde el noroeste de África hasta el oeste del Himalaya. Tras la reproducción se desplaza hasta las regiones tropicales de Asia y África. Presenta varias subespecies.

En España

Al igual que sucede en toda su área de distribución, la presencia de este coraciforme en nuestro territorio resulta bastante fragmentaria. Los principales núcleos de reproducción se encuentran en la cuenca media del Ebro, Extremadura y la mitad oriental de Andalucía, aunque la especie aparece repartida por otras muchas regiones, como el oeste de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Murcia. Falta en ambos archipiélagos y en los
territorios norteafricanos. En la Península Ibérica habita la subespecie garrulus.

Desplazamientos

La subespecie europea se comporta como un típico migrante transahariano que tiene su área de invernada a lo largo de buena parte del África tropical. La migración posnupcial comienza en agosto o septiembre, en tanto que las primeras aves aparecen en nuestro territorio durante los meses de abril y mayo.

Poblaciónón

En Europa se estima la existencia de 30.000 a 180.000 parejas reproductoras. La Península Ibérica acoge la mayor fracción europea de la subespecie garrulus, con casi 10.000 parejas. Es difícil conocer con exactitud la evolución de las poblaciones de carraca
europea en los últimos años, ya que son escasos los datos disponibles; sin embargo, en algunas regiones se han detectado descensos cercanos al 10% en el número de parejas reproductoras, y la sensación en la mayor parte de nuestro territorio es la de un considerable enrarecimiento de la especie.

Cómo vive

Hábitat

Esta ave se decanta por áreas más bien abiertas, con cultivos, campiñas, pastizales de ganado y arbolado disperso. Así, suele instalarse en dehesas, pinares y alcornocales aclarados, sotos próximos a áreas cultivadas y paisajes agrarios en mosaico. Escasea o falta por completo en regiones muy áridas o desarboladas, así como en el interior de bosques densos. Su abundancia parece relacionarse con la existencia de lugares
apropiados para nidificar.

Alimentación

De dieta básicamente insectívora, captura una gran variedad de invertebrados voladores (escarabajos, libélulas, etc.), además de otros grandes invertebrados terrestres, como saltamontes, grillos y escolopendras. Ocasionalmente puede consumir algunos pequeños vertebrados, como lagartijas, culebras y ratones, a los que da muerte con
su recio pico.

Desplazamientos

La subespecie europea se comporta como un típico migrante transahariano que tiene su área de invernada a lo largo de buena parte del África tropical. La migración posnupcial comienza en agosto o septiembre, en tanto que las primeras aves aparecen en nuestro territorio durante los meses de abril y mayo.

Reproducción

Se trata de una especie de hábitos trogloditas a la hora de instalar el nido, para lo cual selecciona una gran variedad de emplazamientos, desde huecos en viejos árboles (dibujo 3) hasta construcciones humanas, pasando por orificios en taludes arenosos, nidos viejos de pájaro carpintero o incluso cajas nido. La puesta, que suele tener lugar en junio, consta de tres a cinco huevos, de color blanco, incubados durante 17-20 días por ambos adultos. El nacimiento de los pollos es asincrónico, debido a que el proceso de incubación se inicia tras la puesta del primer huevo. En el cuidado de la
prole participan los dos miembros de la pareja, aunque de las cebas se encarga fundamentalmente la hembra. Transcurridos entre 25 y 30 días desde su nacimiento, los jóvenes abandonan el nido, si bien serán cebados por los adultos durante cuatro o cinco semanas más.

Amenazas y Conservación

El principal problema para la conservación de esta ave se relaciona con la pérdida de hábitat como consecuencia de la intensificación agrícola, los cambios de cultivo, la desaparición de lindes arboladas y el progresivo deterioro de construcciones rurales apropiadas para la instalación del nido. Por otra parte, el uso masivo de insecticidas afecta a la disponibilidad de presas y puede provocar intoxicaciones; también son frecuentes los accidentes en tendidos eléctricos y los atropellos. Por todos estos motivos, y dada la tendencia negativa experimentada por este coraciforme, la carraca europea ha sido incluida en el Libro Rojo de las aves de España en la categoría de “Vulnerable” y se considera “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Las medidas para su conservación pasan por el mantenimiento de la
agricultura tradicional y la ganadería extensiva, el control sobre el uso de plaguicidas y el mantenimiento del arbolado. Asimismo es necesario profundizar en la biología del ave y en su problemática. En todo caso, se han experimentado con éxito métodos sencillos de manejo, como la instalación de cajas nido en zonas donde escasean los emplazamientos para reproducirse, una iniciativa de gestión que debería tenerse en cuenta en todo el territorio.

Aves Relacionadas

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA