Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Azor
  • Nombre en Gallego Astor
  • Nombre en Gallego Aztore arrunta
  • Nombre en Gallego Northern goshawk
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Azor común

(Accipiter gentilis)

A pesar de su mediano tamaño, el azor —una rapaz eminentemente forestal y de hábitos discretos— es uno de nuestros más reputados cazadores alados, capaz de dar caza a presas de la envergadura de una liebre. Ave dotada de extraordinarias cualidades predadoras y de una formidable agresividad, el azor fue usado —y aún lo es— en la práctica de la cetrería. Son precisamente esas grandes cualidades como cazador las que determinaron que, en el pasado reciente, esta rapaz fuese perseguida sin piedad bajo la infundada acusación de causar graves perjuicios a las especies cinegéticas.

Descripción

Clasificación

Orden Falconiformes; familia Accipitridae

Longitud

49-56 cm

Envergadura

58-64 cm

Identificación

Esta rapaz de mediano tamaño y hábitos marcadamente forestales se caracteriza por presentar un acusado dimorfismo sexual inverso, según el cual las hembras resultan bastante más voluminosas que sus compañeros. En el diseño del plumaje existen también algunas diferencias, aunque más sutiles, entre sexos, puesto que el macho luce un plumaje grisáceo oscuro en el dorso, mientras que el pecho, así como la cara inferior de las alas, aparecen finamente barrados transversalmente (dibujo 1); la hembra, sin embargo, resulta algo más parduzca en el dorso, tiene la cabeza —donde ambos sexos exhiben una marcada ceja— menos contrastada, y en ella el barrado de las regiones inferiores es más grueso (dibujo 2). Los ejemplares juveniles son parduzcos dorsalmente, mientras que en el pecho y el vientre muestran un color pardo o rojizo relativamente claro, surcado por abundantes manchas longitudinales (dibujo 3). Con el transcurso de las sucesivas mudas adquieren —cuando cuentan con tres años de edad— el plumaje característico de las aves adultas. En vuelo, el azor presenta una silueta muy característica, sobre todo durante las escasas ocasiones que permiten contemplarlo mientras se eleva sobre el dosel forestal. En tales momentos se puede comprobar que el ave posee unas alas relativamente cortas, anchas y redondeadas y una cola muy larga, adaptaciones todas encaminadas a dotarlo de gran movilidad dentro de las espesuras que frecuenta (dibujo 4).

Canto

Emite un grito característico, pjiiia pjiiia, acompañado también por un kha kha kha. El reclamo de súplica, muy sonoro y lastimero, es un violento piiii ih piiii ih.

Dónde vive

En el mundo

Esta rapaz se distribuye abundantemente por el hemisferio norte, ya que se reproduce en Norteamérica, en Europa y en una ancha banda que recorre las regiones centrales de Asia, casi hasta su extremo oriental. Se reconocen varias subespecies.

En España

Ocupa gran parte de la Península, si bien su distribución se hace más continua en la mitad norte (a excepción del valle del Ebro) y bastante fragmentada en la porción sur, donde la cobertura forestal, en general, es menor. En el norte aprovecha cualquier área boscosa, incluso pinares isla de la Meseta, mientras que en el sur se refugia, preferentemente, en las zonas 3 serranas. Se encuentra prácticamente ausente en el valle del Guadalquivir, el sureste, las áreas más abiertas de Extremadura y en buena parte de la Meseta sur y falta por completo en ambos archipiélagos, Ceuta y Melilla. En nuestro territorio se presenta la subespecie gentilis, que se reparte fundamentalmente por Europa continental.

Desplazamientos

Es una especie residente en la Península. Los individuos reproductores son sedentarios —a lo sumo, realizan movimientos altitudinales de poca consideración—, mientras que los jóvenes e inmaduros acometen desplazamientos dispersivos de escasa amplitud hasta que se instalan en un territorio propio. En las regiones más septentrionales de su área de distribución, dado lo riguroso del clima, los azores se muestran como aves parcialmente migradoras, por lo que algunos de esos ejemplares podrían llegar hasta nuestras latitudes.

Poblaciónón

La población europea de la especie se estima en 160.000- 210.000 parejas reproductoras —con una tendencia al alza en los últimos años—, mientras que la española se calcula en 3.500-6.500 parejas. Los mejores contingentes se sitúan en Galicia (800-1.400 parejas) y en Castilla y León (800-1.000 parejas). La población actual es mayor que la establecida en estimaciones anteriores, lo que puede deberse a un mejor conocimiento de la distribución de la rapaz, aunque no se debe descartar un incremento real de sus poblaciones que, por otro lado, resultan difíciles de evaluar, habida cuenta de los hábitos forestales y, en general, retraídos del ave. No existe una tendencia poblacional general para la especie en España; en todo caso, parece que la situación es cambiante según las regiones y depende de circunstancias locales. Así, se señala una tendencia a la estabilidad en la mitad norte, mientras que en áreas como la sierra de Guadarrama se han registrado descensos, en tanto que en otros puntos de la geografía peninsular se han producido colonizaciones, como es el caso de Doñana, donde la especie era desconocida hace apenas 15 años.

Cómo vive

Hábitat

El azor es un ave muy ligada a la existencia de formaciones forestales, si bien no parece manifestar una determinada preferencia por unas u otras, motivo por el cual se instala en una gran variedad de masas boscosas, desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altitud. En nuestro país ocupa, según la región, hayedos y robledales montanos, pinares de montaña, encinares, alcornocales, bosquetes isla mesetarios, sotos densos y hasta pinares o eucaliptales de repoblación, además de dehesas y paisajes en mosaico, con alternancia de bosquetes, setos y áreas abiertas, que convienen mucho a su estrategia predadora.

Alimentación

El azor es un depredador bastante generalista, que se adapta bien a la disponibilidad de presas que le ofrece su territorio. No obstante, hay dos grupos de vertebrados que soportan una mayor presión por parte de la rapaz: las aves medianas, hasta del tamaño de un urogallo —en especial, córvidos y palomas—, y mamíferos como conejos (la presa básica allí donde abundan), liebres y ardillas. No es raro que capture algunos reptiles —sobre todo, grandes lagartos—, así como pequeñas rapaces diurnas y nocturnas y algunos pequeños carnívoros del tipo de comadrejas y armiños.

Desplazamientos

Es una especie residente en la Península. Los individuos reproductores son sedentarios —a lo sumo, realizan movimientos altitudinales de poca consideración—, mientras que los jóvenes e inmaduros acometen desplazamientos dispersivos de escasa amplitud hasta que se instalan en un territorio propio. En las regiones más septentrionales de su área de distribución, dado lo riguroso del clima, los azores se muestran como aves parcialmente migradoras, por lo que algunos de esos ejemplares podrían llegar hasta nuestras latitudes.

Reproducción

El periodo reproductor del azor se inicia en nuestras latitudes a finales del invierno, momento en el que el macho se remonta sobre el bosque desplegando sus infracoberteras caudales y ejecutando 4 constantes picados. Reconstruida la pareja, ambas aves se entregan a la confección de un nido o a la reparación de alguna de las varias plataformas que regentan a lo largo de su territorio. Se trata, normalmente, de construcciones de córvido remozadas, que son elaboradas a base de ramillas y palos hasta conformar una desordenada estructura que crece con los años y que forran con ramas frescas. En su interior, la hembra deposita tres o cuatro huevos (a veces hasta seis) de color blanco sucio o azulado. Son incubados exclusivamente por ella durante 35-38 días, al cabo de los cuales nacen los pollos, que son atendidos por su progenitora durante sus
primeros días de vida mientras el macho aporta las presas necesarias; cuando alcanzan cierta edad, también la hembra se dedica a la captura de presas, mientras los pollos pasan largo rato solos. Al alcanzar los 35 días de vida, ya pueden deambular por las ramas cercanas al nido, aunque su completo desarrollo —al que llegan antes los machos que las pesadas hembras— no se logra hasta pasados algunos días más. Transcurridos algo más de dos meses desde su nacimiento, los jóvenes azores inician el proceso de dispersión.

Amenazas y Conservación

Hasta hace algunos años, la principal causa de muerte entre los azores ibéricos venía de la mano de las actividades cinegéticas, ya que eran perseguidos con saña allí donde aparecían; actualmente, la muerte por disparo sigue suponiendo abundantes bajas, sobre todo en áreas con fuerte presión cinegética y en aquellos lugares en los que el azor es acusado de predar sobre palomas domésticas. Por otro lado, se trata de una de las rapaces más afectadas por las electrocuciones, que constituyen la principal amenaza en algunas regiones de la Península. Además, se han registrado casos de contaminación por pesticidas organoclorados y abundantes episodios de expolio de pollos en nido para su uso en la práctica de la cetrería; localmente se han constatado problemas de enfermedades transmitidas por las palomas domésticas y episodios de competencia con el búho real. Por último, los grandes incendios, la disminución de sus presas en medios agrícolas y forestales, así como la mala gestión de bosques maduros, podrían poner en peligro la población en lugares determinados. El azor común aparece en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Aves Relacionadas

Por Aspecto Físico

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA