Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Hubara
  • Nombre en Gallego Hubara
  • Nombre en Gallego Houbara bustard
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Avutarda hubara

(Chlamydotis undulata)

Los áridos y descarnados jables, malpaíses y pedregales de las islas orientales de Canarias constituyen el hábitat de la hubara canaria, una de las más singulares aves de la fauna española, cuya población —amenazada por múltiples problemas— ha disminuido alarmantemente en los últimos años. Especie perfectamente adaptada a la sequedad y a la escasez de recursos de las áreas donde habita, la hubara es un ave omnívora y muy terrestre, cuya población está siendo objeto de diferentes planes de conservación y manejo.

Descripción

Clasificación

Orden Otidiformes; familia Otididae

Longitud

55-65 cm

Envergadura

135-170 cm

Identificación

El aspecto físico de la hubara canaria recuerda al de los otros otídidos de nuestra fauna, si bien resulta más estilizada y ligera que la avutarda común, y considerablemente mayor que el sisón común. Se trata de un ave de gran tamaño, en cuyo dorso predominan los tonos cremosos, con abundantes barrados, moteados y vermiculados, que confieren al plumaje un carácter muy críptico. En las regiones ventrales, sin embargo, destaca el blanco. Posee un cuello bastante largo y delgado, en el que se combinan los tonos grisáceos y blancos, con una ancha banda longitudinal negra que, partiendo de las mejillas, alcanza la zona pectoral, donde se cierra en forma de collar (dibujo 1). La cabeza, grisácea, presenta un pequeño moño eréctil de plumas blanquinegras, más llamativo en el macho. Los jóvenes son parecidos a los adultos, pero de plumaje más apagado y menos contrastado. En vuelo —pesado y batido—, la hubara mantiene las alas ligeramente arqueadas, siendo entonces especialmente visible una banda blanca a la
altura de las primarias.

Canto

Se trata de una especie muy silenciosa, de la que apenas se conocen vocalizaciones.

Dónde vive

En el mundo

Habitante característico de las áreas secas y desarboladas, se distribuye desde Mauritania hasta Egipto y desde el Sinaí hasta Mongolia, con una pequeña población en las islas Canarias orientales. Cuenta con varias subespecies.

En España

Vive en Fuerteventura, Lanzarote y el islote de La Graciosa. Aparece ocasionalmente en Lobos, pero ha desaparecido de Gran Canaria y Tenerife. La subespecie que habita nuestras islas es fuerteventurae, que constituye un endemismo canario.

Desplazamientos

En buena parte de su área de distribución, la hubara se comporta como migradora. En el caso de la subespecie canaria, aunque da muestras de un marcado sedentarismo, no resulta infrecuente que realice desplazamientos cortos en busca de áreas propicias o incluso que viaje entre islas.

Poblaciónón

La población canaria —obviamente, el total de la europea— se ha estimado en cerca de 600 aves (en julio de 2005), de las cuales unas 350 vivirían en Lanzarote, unas 215 en Fuerteventura y apenas una docena en La Graciosa. Aunque en el archipiélago se han registrado las densidades más altas de toda su área de distribución, la hubara canaria resulta actualmente más escasa que en el pasado, habiéndose producido reducciones importantes de efectivos en algunas zonas y la desaparición de varios núcleos.

Cómo vive

Hábitat

Ocupa ambientes esteparios, arenales volcánicos y llanos terrosos y pedregosos. En épocas desfavorables también aparece en lugares marginales, como bordes de malpaíses o cultivos, donde encuentra más recursos alimentarios; en invierno frecuenta áreas con buena cobertura vegetal, lo que podría explicarse por la necesidad de pasar inadvertida y por la mayor disponibilidad de alimento.

Alimentación

La dieta de esta ave es omnívora e incluye una alta proporción de flores, brotes, frutos y semillas de la magra vegetación existente en las áreas donde habita. La fracción animal está compuesta por escarabajos, hormigas, arañas, caracoles, saltamontes y algún pequeño vertebrado. Durante el periodo estival adquiere cierta importancia la ingesta de plantas cultivadas, especialmente alfalfa, y de higos.

Desplazamientos

En buena parte de su área de distribución, la hubara se comporta como migradora. En el caso de la subespecie canaria, aunque da muestras de un marcado sedentarismo, no resulta infrecuente que realice desplazamientos cortos en busca de áreas propicias o incluso que viaje entre islas.

Reproducción

El ciclo reproductor parece estar sometido a una gran variabilidad en lo que a las fechas se refiere, pudiendo existir puestas entre los meses de diciembre y junio, aunque normalmente tienen lugar en febrero o marzo. Los machos realizan en solitario las exhibiciones nupciales, consistentes en una especie de danza en la que estos erizan las plumas de la cabeza y el cuello (dibujo 2). Tras las cópulas, el macho se desentiende de la crianza de la prole, tarea que recae exclusivamente sobre la hembra, la cual dispondrá una pequeña depresión entre la vegetación rala donde depositará dos o tres huevos parduzcos, ligeramente moteados de marrón y morado. La incubación dura 23 días, tras los cuales nacen los pollos, que lucen un plumón muy mimético y son capaces de desplazarse al poco de nacer. El cuidado de la prole se prolonga durante unos 35 días y corre a cargo de la hembra, aunque el macho puede colaborar ocasionalmente. Tras completar su desarrollo, los jóvenes permanecen junto a su madre al menos hasta el otoño.

Amenazas y Conservación

El principal peligro para la especie radica en la pérdida de hábitat, ocasionada por la instalación de parques eólicos, campos de golf, canteras, infraestructuras lineales, urbanizaciones y complejos turísticos, así como por el abandono de las actividades agrícolas. Debido a estos factores, los 400 kilómetros cuadrados de hábitat potencial para la especie estimados a mediados de la década de los noventa se han reducido a unos 162 en los últimos años. También se citan como amenazas las molestias derivadas de visitas turísticas, maniobras militares y recogida de trufas, la colisión con tendidos eléctricos, la depredación a cargo de mamíferos introducidos, la presión por parte de una densa cabaña caprina, la caza ilegal y la recolección de huevos. Las actuaciones de conservación se iniciaron en 1985 con la redacción de un plan de recuperación, así como con programas de manejo, educación y sensibilización y la puesta en marcha de un plan de cría en cautividad. Desde 1993, SEO/BirdLife realiza proyectos de conservación en Fuerteventura, subvencionados con fondos del programa LIFE de la Unión Europea. En 2005, esta ONG adquirió una finca de 200 hectáreas, El Cercado de El Jarde, destinada a la protección de la especie, adquisición que fue en parte sufragada con la dotación económica del Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad concedido a esta organización en la convocatoria de 2004. La hubara canaria se incluye en el Libro Rojo de las aves de España como “En peligro” y aparece con la misma categoría en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Además, a nivel europeo, aparece en la UICN como “Vulnerable”.

Aves Relacionadas

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA