Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Arao
  • Nombre en Gallego Somorgollaire
  • Nombre en Gallego Martin arrunta
  • Nombre en Gallego Common guillemot
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Arao común

(Uria aalge)

Las costas ibéricas —españolas y portuguesas— constituyen el límite meridional del área de cría del arao común, el único representante de la familia de los álcidos que se reproduce en territorio español. En todo caso, la situación por la que pasa esta especie —que contaba hacia 1990 con 10 parejas— se considera crítica, especialmente después de la catástrofe del Prestige, que ha dejado su población a las mismas puertas de la extinción, ya que desde entonces solo crían anualmente entre una y tres parejas.

Descripción

Clasificación

Orden Charadriiformes; familia Alcidae

Longitud

38–45 cm

Envergadura

64-73 cm

Identificación

Es un ave marina de cuerpo alargado, pico fino y patas en posición retrasada. El plumaje, muy denso, presenta una coloración marrón oscura en las regiones dorsales y blancuzca en las ventrales (dibujo 1); similar en ambos sexos, sufre algunas variaciones a lo largo del año y en los individuos juveniles. En plumaje invernal, la cabeza muestra las mejillas y la garganta de color blanco sobre el que destaca una tenue franja oscura que corre a partir del ojo (dibujo 2). Algunas aves muestran un anillo ocular blanco, que resalta vivamente sobre el tono oscuro de la cabeza y que se prolonga en una delgada línea blanca por detrás del ojo. Los ejemplares que presentan este diseño reciben el nombre de araos bridados. Como otros álcidos, el arao desarrolla un vuelo muy directo mediante rápidos aleteos (dibujo 3).

Canto

Se comporta de forma muy ruidosa en el periodo de cría, época en la que emite un complejo y ritualizado griterío mediante el cual se comunica en las colonias.

Dónde vive

En el mundo

Su área de distribución se extiende por las costas europeas de Escandinavia, Islandia, Gran Bretaña e Irlanda, así como por algunas islas menores del Atlántico norte, las islas Berlengas (Portugal) y la Península Ibérica, cuya ya casi extinta población representa el límite meridional de su área de cría. Se reconocen varias subespecies.

En España

En nuestro país, donde cría la subespecie albionis, resulta un ave extraordinariamente escasa como reproductora, aunque hasta los años sesenta del pasado siglo se contaba con una población nidificante relativamente importante, que se reproducía en las islas y acantilados del litoral gallego. En la actualidad, tan solo cría, aunque ya de manera testimonial, en dos localidades de la Costa da Morte: las islas Sisargas y los islotes de Cabo Vilán. Al margen de estas contadas aves ibéricas, resulta mucho más abundante en los pasos y la invernada, cuando nos visitan aves del norte de Europa.

Desplazamientos

El arao común muestra un comportamiento básicamente dispersivo, en especial los jóvenes, que pueden llegar a realizar desplazamientos de cierta relevancia que los llevan a recalar en localidades bastante alejadas de sus lugares de cría, como lo demuestra el hecho de que se registren aves inmaduras procedentes de las islas Británicas en las costas cantábricas y atlánticas de la Península durante el invierno. Los adultos, sin embargo, permanecen a lo largo de la estación desfavorable en las cercanías de las colonias de cría.

Poblaciónón

La población mundial de arao común se estima en unos 9 millones de parejas reproductoras, de las cuales 2,1-2,2 millones crían en Europa. España albergaba hasta los años sesenta del pasado siglo unos 3.000 ejemplares, distribuidos en ocho localidades de cría; tras una disminución espectacular, en 1990 quedaban tan solo 10 parejas reproductoras.

Cómo vive

Hábitat

El arao común acude a tierra para criar en acantilados costeros; el resto del año se encuentra en el mar, preferentemente en aguas templadas relativamente cercanas a las costas, pues evita las grandes extensiones de mar abierto.

Alimentación

Se alimenta de una gran variedad de peces pequeños y medianos (arenques, sardinas, boquerones, fanecas), que localiza mientras prospecta el agua con la cabeza sumergida hasta detectar algún banco; en ese momento se zambulle y, tras una persecución, captura su presa, a la que engulle antes de subir a la superficie. Durante el periodo reproductor, el ave transporta el pez hasta el nido para alimentar a su único pollo.

Desplazamientos

El arao común muestra un comportamiento básicamente dispersivo, en especial los jóvenes, que pueden llegar a realizar desplazamientos de cierta relevancia que los llevan a recalar en localidades bastante alejadas de sus lugares de cría, como lo demuestra el hecho de que se registren aves inmaduras procedentes de las islas Británicas en las costas cantábricas y atlánticas de la Península durante el invierno. Los adultos, sin embargo, permanecen a lo largo de la estación desfavorable en las cercanías de las colonias de cría.

Reproducción

Cría en nutridas colonias —frecuentemente junto a otras especies de aves marinas— en acantilados costeros, donde utiliza los mismos emplazamientos de unas temporadas a otras. Al inicio del periodo reproductor, los machos, tras pasar todo el invierno en el mar, toman posesión de algún lugar apropiado para criar —generalmente, a escasa distancia de sus vecinos— en espera de la llegada de su compañera. No construye nido, sino que utiliza las repisas de los acantilados, la superficie de rocas planas y grietas o cuevecillas entre las rocas, en las que, a lo sumo, deposita algunas pequeñas piedras. La puesta consta de un solo huevo grande y piriforme (para evitar que ruede), de superficie rugosa y color variable —blanco, azul, verde, crema o pardo—, sin manchas o con motas o listas. Para incubarlo, ambos adultos lo mantienen entre las patas y el vientre a lo largo de 28-35 días. El pollo es atendido por sus padres durante unos 14-20 días desde su nacimiento, que resulta bastante sincrónico con respecto a los del resto de la colonia para favorecer el éxito reproductor. Transcurrido este tiempo, el pequeño arao tendrá que superar una prueba crucial, que consiste en lanzarse al mar desde la repisa del acantilado donde nació. El padre, que vigila la maniobra, se lanza a continuación y, una vez juntos, se dirigen mar adentro nadando o buceando. Durante algún tiempo más, el padre se encarga de facilitar alimento y protección al joven arao, hasta que alcance su desarrollo completo y se independice.

Amenazas y Conservación

La población de arao común ha experimentado un acusado descenso en casi toda su área de distribución europea, como consecuencia de las actuaciones humanas. Por lo que respecta a España, el declive de la especie se ha debido a diversas causas, entre las que destacan la mortalidad por artes de pesca, la desaparición de la anchoa —uno de los peces más importante en su dieta— por sobrepesca y la contaminación por petróleo. A pesar de la grave situación en la que se encuentra, no existe ningún programa de seguimiento o conservación. La especie aparece en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, al igual que la subespecie albionis que además se incluye en el Libro Rojo de las aves de España en la categoría de “En peligro crítico”.

Aves Relacionadas

Por Aspecto Físico

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA