Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza
CONSULTA MÁS AVES
  • Nombre en Gallego Pato frisado
  • Nombre en Gallego Ànec griset
  • Nombre en Gallego Ipar-ahatea
  • Nombre en Gallego Gadwall
Especie
Todo sobre
COMPARTIR
Facebook

Ánade friso

(Mareca strepera)

De coloración grisácea bastante uniforme en los machos, y parduzca en las hembras, el rasgo más distintivo del ánade friso en ambos sexos es un conspicuo espejuelo blanco, muy visible tanto en vuelo como cuando están posados o nadan en el agua. Se trata de una anátida ampliamente distribuida, que se reproduce con densidades variables en diversas regiones de España, donde además se acoge durante la invernada a un importante contingente de aves procedentes del centro y norte de Europa.

Descripción

Clasificación

Orden Anseriformes; familia Anatidae

Longitud

46-56 cm

Envergadura

78-90 cm

Identificación

De tamaño algo menor que el azulón, el ánade friso resulta un ave esbelta, de plumaje bastante apagado y uniforme —que en los machos presenta durante el periodo nupcial tonos grises finamente vermiculados—, con la popa negra y el espejuelo blanco, particularmente visible y principal rasgo distintivo de la especie. La hembra es parduzca, mientras que en la coloración de los jóvenes, aunque parecida a la de la hembra, resaltan unos tintes más rojizos (dibujo 1). En vuelo, destacan el espejuelo blanco y unas manchas castañas en la parte superior de las alas (dibujo 2).

Canto

El macho emite un graznido ronco y profundo —como un merc— y la hembra un a aac a aac seco, similar al de la hembra de ánade azulón

Dónde vive

En el mundo

El ánade friso es una especie de amplia distribución mundial, con varias razas geográficas. En el Paleártico, la subespecie strepera se extiende por Gran Bretaña, sur de Escandinavia, buena parte de Europa central y meridional (incluida España), Turquía, Rusia y Asia central.

En España

La Península Ibérica alberga los principales núcleos reproductores en las marismas del Guadalquivir, delta del Ebro y La Mancha, aunque cría también de forma más dispersa en diversas localidades de Aragón, Extremadura, Toledo, Madrid, Castilla y León, Álava, Galicia, Asturias, Cantabria y Levante. Se reproduce también en Baleares, en tanto que resulta raro e irregular en Canarias y falta en Ceuta y Melilla.

Desplazamientos

Es una especie parcialmente migradora, que presenta poblaciones sedentarias en las localidades más meridionales de su área de distribución, como ocurre en la Península Ibérica, donde los ejemplares reproductores solo llevan a cabo movimientos dispersivos ocasionales relacionados siempre con las condiciones meteorológicas y, en particular, con las fluctuaciones en los niveles hídricos de los humedales donde habitan. La población residente en la Península —y, ocasionalmente, la de Baleares— se ve incrementada durante el invierno por un notable contingente de aves procedentes del centro y norte de Europa, que permanecen en nuestro territorio entre octubre y marzo.

Poblaciónón

La población europea de ánade friso, tras haber experimentado un importante descenso años atrás del que todavía no se ha recuperado completamente, se estima en la actualidad en 60.000-96.000 parejas reproductoras. En España cuenta con 2.500-4.000 parejas, cuyos principales efectivos se concentran en las marismas del Guadalquivir (1.000-2.000 parejas), el delta del Ebro (350 parejas) y las tablas de Daimiel (350 parejas). En conjunto, aunque la población resulta algo fluctuante, se puede considerar estable o en ligero ascenso. Por lo que respecta a la invernada, se calcula un mínimo de 90.000 aves en Europa, de las que unas 7.000-16.000 se refugian en España.

Cómo vive

Hábitat

Relativamente exigente en lo que a la elección del hábitat se refiere, el ánade friso suele instalarse durante la época de cría en humedales someros, preferentemente de agua dulce, con vegetación emergida e islotes, en tanto que durante el invierno frecuenta lagunas, embalses, marismas y estuarios.

Alimentación

Aunque sus hábitos no son excesivamente gregarios, es usual que pequeños grupos de frisos se asocien a otros patos —en especial, azulones— y fochas a la hora de alimentarse. Su dieta es fundamentalmente vegetariana y se basa en hojas, tallos y raíces de plantas acuáticas, que obtiene basculando sobre el agua hasta introducir medio cuerpo en ella, método habitual empleado por los ánades de superficie —grupo al que pertenece esta especie— para alimentarse. Aunque en menor medida, también puede ingerir materia animal, especialmente insectos acuáticos, así como granos de cereal.

Desplazamientos

Es una especie parcialmente migradora, que presenta poblaciones sedentarias en las localidades más meridionales de su área de distribución, como ocurre en la Península Ibérica, donde los ejemplares reproductores solo llevan a cabo movimientos dispersivos ocasionales relacionados siempre con las condiciones meteorológicas y, en particular, con las fluctuaciones en los niveles hídricos de los humedales donde habitan. La población residente en la Península —y, ocasionalmente, la de Baleares— se ve incrementada durante el invierno por un notable contingente de aves procedentes del centro y norte de Europa, que permanecen en nuestro territorio entre octubre y marzo.

Reproducción

Como ocurre con otras especies de patos, es la hembra quien elige a su compañero mediante posturas estereotipadas, a las que responde el macho, para terminar ambos con un gesto conjunto que consiste en hundir simultáneamente el pico en el agua. Una vez constituida la pareja, la hembra se encarga de la construcción del nido, que suele situarse cerca del agua, bien oculto entre la vegetación emergente o al amparo de algún matorral, y consiste en una pequeña depresión recubierta de ramas y hojas y tapizada con abundante plumón. La puesta consta de 6 a 15 huevos de color rosa pálido, que son incubados por la hembra durante 24-26 días, al cabo de los cuales eclosionan simultáneamente. A las pocas horas de nacer, los pollos abandonan el nido para acompañar a su madre junto a la que permanecerán durante unos 50 días, tiempo necesario para que puedan volar. Como en casi todas las anátidas, el macho se encarga de la vigilancia del nido al comienzo de la incubación, tarea que abandona pronto para dirigirse a los lugares habituales de muda o “mancada”.

Amenazas y Conservación

La pérdida o la alteración del hábitat en el que viven —ya que los humedales someros que utiliza más frecuentemente son bastante sensibles a fenómenos de contaminación o eutrofización—, así como las molestias humanas, son las principales amenazas para la especie.

Aves Relacionadas

Por Aspecto Físico

Meses en los que se puede ver la especie en España
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre

Esta sección es una adaptación de parte de la Enciclopedia de las Aves de España, editada por SEO/BirdLife y la Fundación BBVA en 2008

  • BBVA
  • BBVA