Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Águila perdicera, 2005

SEO/BirdLife ha elegido el águila perdicera como “Ave del Año 2005” por estar catalogada como especie En Peligro en el nuevo Libro Rojo de las Aves de España. En España se cuenta con el 70% de los efectivos europeos (unas 750 parejas), mientras que la población total de la península Ibérica supone hasta el 80%.

 

La electrocución por tendidos eléctricos, la continua pérdida de la calidad de su hábitat, la persecución directa o las molestias ocasionadas por actividades recreativas y la disminución de la disponibilidad de presas son algunas de las principales amenazas que sufre la especie en nuestro país.

 

Águila perdicera ©SEO/BirdLife

Águila perdicera ©SEO/BirdLife

 

Gestión de fincas forestales en las sierras de Barcelona 

 

SEO/BirdLife realiza esta actividad con el apoyo de la Fundación Biodiversidad (entre 2002 y 2004), y desde entonces cuenta con financiación de la Fundació Territori i Paisatge. 

 

A la mortalidad por tendidos eléctricos y persecución directa, hay que añadir la disminución alarmante de las especies presa de las que se alimenta. Esta disminución está muy ligada al abandono de la agricultura y el incremento de una masa forestal desestructurada, así como a una inadecuada gestión cinegética de los cotos. Finalmente la pérdida de hábitat favorable y el incremento de las molestias a los nidos, han hecho desaparecer varias parejas reproductoras en las sierras prelitorales de las comarcas barcelonesas.

 

Acuerdos con propietarios de fincas
Ante este panorama, la delegación de SEO/BirdLife en Cataluña se planteó, conjuntamente con el Equipo de Investigación de “l’Áliga Perdiguera” de la Universidad de Barcelona, establecer acuerdos con propietarios de fincas forestales para mejorar su estado de conservación y facilitar la recuperación de las especies cinegéticas, actuando sobre la gestión de las fincas.

 

El proyecto se localiza en las Sierras Prelitorales de Barcelona, concretamente en la comarca del Vallès Occidental, en los términos municipales de Sant Llorenç Savall y Castellar del Vallès, en un conjunto de cuatro fincas agro-forestales situadas de forma continua que ocupan una superficie total de 420 hectáreas. Todas las fincas se encuentran dentro de una zona utilizada por Águila Perdicera, y se dispone ya de acuerdos firmados con los propietarios.

 

Durante el año 2002, y contando con financiación de la Fundación Biodiversidad, se desarrolló la primera fase del proyecto, en la que se estableció la zona prioritaria de actuación, se firmaron los convenios de gestión con los propietarios de las fincas, se cartografiaron las fincas y se establecieron los Planes de Gestión de las mismas.

 

 

Águila perdicera, bautizada como Carmen, marcada en el Tajo Internacional, Cáceres © SEO/BirdLife

Águila perdicera, bautizada como Carmen, marcada en el Tajo Internacional, Cáceres © SEO/BirdLife

Objetivos del proyecto  
En 2005 se pretende continuar con  las principales medidas recogidas en los Planes de Gestión. Así como dar continuidad al proyecto, trabajando de forma conjunta con la sociedad de cazadores del coto al que pertenecen las fincas, para así lograr mejorar la gestión cinegética del mismo. Gracias al apoyo de la Fundació Territoti i Paisatge.

 

El proyecto pretende en primer lugar recuperar zonas abiertas, cultivos de secano y pastos, para mejorar el hábitat para la perdiz y el conejo. Mejorar la estructura forestal, disminuir la densidad de sotobosque (aplicando desbroce manual y ganadería para su mantenimiento) lo que dificultará la propagación de incendios y mejorará la calidad de los bosques. Mejorar la gestión cinegética de la zona, evitando las sueltas masivas de perdices de granja y mejorando el control de la caza, si es necesario se plantea estudiar una moratoria con la sociedad de cazadores para que durante un mínimo de tres años se deje de cazar en las fincas, a la vez que se hace el seguimiento de las poblaciones de perdiz y conejo. Se están también estudiando los usos recreativos que se hacen en las fincas, en especial los problemas derivados del paso de vehículos motorizados por caminos, fuera de las pistas autorizadas.

 

Con todo ello se pretende mejorar la calidad del hábitat, recuperar espacios abiertos, y por lo tanto recuperar el paisaje mediterráneo de la zona en el que destacaban los mosaicos de bosques con cultivos, roquedales y pastos. De esta forma se pretende recuperar la biodiversidad característica de la zona y favorecer especies, hoy en día, seriamente amenazadas.

 

 

Los comentarios están cerrados.