Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

SEO/BirdLife recuerda que es ilegal destruir nidos de golondrinas, aviones o vencejos

Como cada primavera se acumulan las denuncias y los testimonios de la ciudadanía sobre la destrucción de cientos de nidos por todo el país. En los últimos días SEO/BirdLife ha efectuado varias denuncias en distintas comunidades autónomas por esta causa. Por ese motivo, queremos recordar que todas las especies de aviones, golondrinas o vencejos están protegidas a nivel nacional y europeo, así como sus pollos, nidos y huevos, y destruirlos es una infracción “grave” sancionable con multas de 5001 a 200.000 euros.

 

Golondrina común. ©Nicolás  López

Golondrina común. ©Nicolás López

 

Aves como la golondrina, los aviones o los vencejos son comunes en los edificios de las ciudades o pueblos formando parte de nuesro paisaje tradicionales. Son aves insectívoras muy beneficiosas, grandes viajeras migratorias y apreciadas por una gran parte de la población e inspiradoras de poetas y artistas.

 

Sin embargo, en los últimos años las poblaciones de aviones, vencejos y especialmente de golondrinas (Ave del Año 2014 de SEO/BirdLife) han sufrido un importante declive poblacional, y es por eso que se hace más importante que nunca destacar la necesidad del cumplimiento de la ley, que ofrece protección estricta a sus pollos, nidos y huevos en todo el Estado.

 

Vencejo común en vuelo. ©Nicolás López

Vencejo común en vuelo. ©Nicolás López

 

Una problemática común

El declive demográfico de las poblaciones de estas especies está causado principalmente por la pérdida de hábitats adecuados para la nidificación y por la intensificación agrícola asociada al uso excesivo de insecticidas.

Las poblaciones de vencejos, aviones y golondrinas se han visto muy afectadas por el uso de pesticidas y la destrucción del hábitat, lo que ha reducido en buena medida su fuente de alimentación: los insectos-presa. Por otra parte, el diseño de los edificios modernos, que carecen de lugares adecuados para nidificar, ha repercutido de forma muy negativa en sus poblaciones, que han descendido notablemente. Además, los edificios antiguos y las construcciones rurales caen derruidos o están siendo sustituidos por otros nuevos, que raramente ofrecen lugares aptos para la nidificación de estas aves.

Por otra parte, en las rehabilitaciones de los edificios históricos o monumentos muchas veces no se tienen cuenta criterios adecuados para que estas aves encuentren lugares de nidificación idóneos o se destruyen las colonias con total impunidad. También se producen molestias en las colonias, expolios y mortalidad por derribo de nidos. Sin embargo hay que volver a recordar que se trata de especies protegidas por la ley, al igual que sus nidos, pollos o huevos.

Otro problema asociado, en el caso de aviones y golondrinas, es la escasez de material para la construcción de sus nidos en zonas eminentemente urbanas. La escasa disponibilidad de barrizales específicos para obtener barro para la construcción del nido puede llevar a una disminución de las poblaciones urbanas de estas especies.

 

Ilustración mostrando al avión común. ©Ángel Febrero

Ilustración mostrando al avión común. ©Ángel Febrero

 

Estricta protección legal

Golondrinas, aviones y vencejos son aves protegidas por las leyes europeas y nacionales (Directiva Europea de Aves y Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial). Además, la legislación ambiental nacional también protege a las crías y los huevos, y prohíbe expresamente “la destrucción o deterioro de sus nidos” o “La destrucción del hábitat” (Ley 42/2007), de manera que si se si destruyen los nidos se estarían infringido varias leyes, y se estaría cometiendo una infracción “grave”, sancionable con multas de 5.001 a 200.000 euros.

Hay que recordar que nadie puede retirar los nidos una vez que están instalados, salvo que se solicite una autorización excepcional del organismo autonómico competente en medio ambiente. Y, en tal caso, sólo podría hacerse bajo unos supuestos muy concretos, siempre cuando no tiene lugar la época de cría y si no existe una solución satisfactoria a la retirada del nido.

 

 

¿Qué pueden hacer los ciudadanos?

En ocasiones es frecuente que los pollos volantones, especialmente de los vencejos, caigan de los nidos en sus primeros vuelos, quedando a merced de depredadores y otros peligros. Si alguien encuentra un pollo que se han caído del nido, debería ponerse en contacto con el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre más cercano. Hay información práctica en este artículo de la página web de SEO/BirdLife.

 

pollohuerfano2-1

 

Por otra parte, cualquier ciudadano podría denunciar ante las autoridades aquellos casos en los que observe que alguien está impidiendo el acceso de estas aves a los nidos, con redes u otros dispositivos, o bien si observa que tapan los orificios de entrada a los lugares de refugio o de cría o directamente destruyen los nidos, tengan o no crías dentro.

 

Desde la web de SEO /BirdLife se pueden descargar modelos de denuncias para frenar la destrucción de nidos en primavera y ayudar a que sus poblaciones en grave declive se recuperen (http://www.seo.org/2012/05/29/tu-tambien-puedes-actuar/). Además en la misma web hay un “Manual de Conservación” que explica todo lo necesario: (http://www.seo.org/wp-content/uploads/2012/05/Manual_Conservacion_Biodiversidad_SEO2.pdf).

 

Golondrina_5

Golondrina común en una ventana. ©Nicolás López

 

 

Hay que recordar que golondrinas, aviones y vencejos son animales muy beneficiosos que se alimentan de una gran cantidad de moscas y mosquitos durante el periodo primaveral y estival. Como ejemplo, en la dieta insectívora de la golondrina, que puede variar entre lugares y épocas, las presas más consumidas son moscas y mosquitos, aunque también caza hormigas voladoras, avispas, chinches y pequeños escarabajos. Suele comer unos 60 insectos a la hora, unos 850 insectos diarios, es decir unos 150 gramos de insectos al día por cada golondrina. Eso equivale a unos 55 kilos de insectos consumidos por cada golondrina al año, o lo que es lo mismo, 310.250 moscas-mosquitos al año.

 

 

LINKS de INTERÉS:

 

 

http://www.asapus.org/6.html

 

http://www.falciotnegre.com/index.php?lang=es

 

http://www.swift-conservation.org/

 

 

 

 

 

 

Compartir este artículo
Esta entrada fue publicada en Aves amenazadas, Biodiversidad urbana, Comunidades autónomas, Noticias, Noticias Pagina Inicio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.