Las causas del declive de la tórtola europea

header_entradas

LAS CAUSAS DEL DECLIVE

 

Los principales factores que han motivado la re112gresión de la tórtola están relacionados con la destrucción o alteración del hábitat de cría por la intensificación o abandono de los medios agrícolas, que podrían agravarse con la reforma de la Política Agraria Común. A ello hay que unir la excesiva presión cinegética a la que se ve sometida esta ave al final de su periodo reproductor, durante la época cinegética de la media veda.

 

Para entender lo que ocurre con la tórtola europea es necesario realizar estudios desde una perspectiva global, teniendo en cuenta tanto las áreas de cría e invernada como los territorios que visitan durante el paso migratorio.

 

 

REDUCIR LA PRESIÓN CINEGÉTICA

 

La caza no es el único problema que tiene la tórtola, pero si es una de las causas directas más fácilmente evitable. En la delicada situación en la que se encuentra la especie, no debería seguir siendo sometida a la presión cinegética que soporta actualmente y que es insostenible.

 

En España las capturas llegaron a ser en 1989 de hasta dos millones y medio de ejemplares y en la actualidad se llegan a cazan entre 700.000-1.200.000 tórtolas cada año. En algunas regiones los datos aportados por los colectivos cinegéticos, sitúan hasta en un 80% el descenso en el número de capturas en las dos últimas décadas.

 

En la Unión Europea calcula que son cazadas anualmente entre 2-4 millones de ejemplares cazados anualmente. Teniendo en cuenta que se estima que en el continente europeo el número de parejas reproductoras es de 2,8-14 millones, parece que el cupo de capturas resulta muy elevado y podría influir negativamente en la evolución demográfica de la población de esta especie.

 

La gestión cinegética vigente no contribuye a la conservación de la tórtola sometida a una excesiva presión. En muchas regiones se caza más de lo que las tórtolas son capaces de criar, sobreexplotando la población. Este hecho implica la muerte de ejemplares en tránsito migratorio procedentes de otras partes del continente, comprometiendo los esfuerzos de conservación de otros países.

 

Además, en algunas comunidades autónomas, aún se permiten tiradas desde puestos de caza, lo que ocasiona miles de ejemplares abatidos en el mismo lugar, especialmente en las zonas donde se realiza un aporte de alimentación suplementaria en comederos o cebaderos para fijarlas en el lugar.

 

 

 

Noticias Relacionadas
X
HAZTE SOCIO
X