Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Cómo distinguir los gorriones españoles, por Gabriel Martín

El 20 de marzo se celebra el Día Mundial del Gorrión para llamar la atención sobre el descenso generalizado de la población de esta ave en todo el mundo. Cuando hablamos de gorriones solemos referirnos al abundante gorrión común (Passer domesticus), pero deberíamos recordar que en realidad son varias las especies de gorriones que tenemos en España: el gorrión común, el molinero, el moruno, el chillón y el alpino. A todos los conocemos popularmente como gorriones, aunque sólo tres son del género Passer y el resto de otros dos géneros.

En esta entrada, Gabriel Martín, biólogo y ornitólogo de SEO/BirdLife, nos explica cuáles son y da algunos consejos para aprender identificarlos. Si te gusta observar aves, te recomendamos seguir a Gabriel Martín en Twiiter, donde con el nombre @Avesibericas comparte muchas de sus observaciones pajareras.

 

Gorrión común. ©Juan Varela

Gorrión común. ©Juan Varela

El gorrión común (Passer domesticus), una de las aves más familiares, es ese omnipresente pajarillo que vive en nuestras grandes urbes y pueblos como un ciudadano más. ¿Quién no ha jugado a diferenciar las hembras y los machos, señalando el capirote rojizo o el babero negro? ¿Quién no se siente atraído por su aspecto rechoncho, sus peculiares y divertidos saltitos nerviosos en incansable búsqueda de cualquier resto orgánico desechado? En un parque, al pie de una terraza de verano, entre las ramas de cualquier árbol o en un balcón, los gorriones comunes alegran la ciudad con su monótono pero característico canto monosilábico. Sin embargo, no todos saben que en España no hay una, sino cuatro especies de gorriones. 

 

Gorrión molinero con la característica mancha negra en la cara que ayuda a diferenciarlo del común. ©Juan Varela

Gorrión molinero con la característica mancha negra en la cara que ayuda a diferenciarlo del común. ©Juan Varela

En cuanto salimos de las zonas intensamente humanizadas, los gorriones comunes ceden su presencia a otra especie muy similar: el gorrión molinero (Passer montanus). Esta especie prefiere las zonas de cultivo y arboledas cerca del hombre, pero evita las zonas fuertemente urbanizadas. Su característica manchita negra en la mejilla nos servirá para diferenciarlo del gorrión común. El pico es menos robusto que el del gorrión común y el babero, más reducido. En esta especie no hay significativas diferencias de plumaje entre machos y hembras. El gorrión molinero está presente por toda la Península, aunque se encuentra mejor distribuido por ambas Mesetas, Levante y Cataluña. Aparece también en Baleares (Ibiza y Mallorca) y en la isla de Gran Canaria.

 

Gorrión moruno, con el plumaje barrado característico. ©Juan Varela

Gorrión moruno, con el plumaje barrado característico en el pecho y el vientre. ©Juan Varela

El gorrión moruno (Passer hispaniolensis), es nuestra tercera especie de gorrión, y uno de los más bonitos, especialmente los machos. Su profuso barrado negro en el pecho y vientre, permite diferenciar fácilmente a los machos de otros gorriones. Las hembras, en cambio, son muy parecidas a las del gorrión común, y a menudo es imposible diferenciarlas. Los gorriones morunos forman nutridos bandos en invierno, cuando es fácil verlos cerca de zonas húmedas y sotos. El gran contraste entre machos y hembras, así como su carácter inquieto, son rasgos típicos de estos bandos.

 

Gorrión chillón. ©Juan Varela

Gorrión chillón. ©Juan Varela

Por último, la cuarta y última especie, es la más singular. Su nombre científico (Petronia petronia), ya nos indica que se trata de un algo diferente; es el gorrión chillón, de aspecto diferente a los otros tres y el menos apegado al ser humano. Tambien tiende a formar grandes bando fuera de la época reproductora, y suele verse en hábitats rocosos, áridos o montanos. Los adultos tienen una pequeña pero visible mancha amarilla en la garganta, así como una ceja blanca bien diferenciada.

 

 

Gorrión alpino, con sus inconfundible tonos blancos en el vientre y la cola. ©Juan Varela

Gorrión alpino, con sus inconfundible tonos blancos en el vientre y la cola. ©Juan Varela

El gorrión alpino (Montifringilla nivalis) es el que tiene una distribución más localizada y seguramente también el más fácil de distinguir por el abundante plumaje blanco. Es una especie de distribución euroasiática que aparece, de forma restringida y fragmentaria, en los más altos macizos montañosos, como la Cordillera Cantábrica, los Pirineos, los Alpes, los Balcanes, los Cárpatos, el Cáucaso y el Himalaya. En España es característico del Pirineo central (Huesca, Navarra y Lérida) y de la parte oriental de la Cordillera Cantábrica (Asturias, León, Cantabria y Palencia), normalmente por encima de los 1.800 metros de altitud. Sobre su aspecto, en las zonas ventrales domina el blanco —algo menos puro en verano—, al igual que en la cola, que es llamativamente blanca, salvo las rectrices centrales, negras.

 

 

Día Mundial del Gorrión 

 

 

Esta entrada fue publicada en Comunidades autónomas, Noticias, Noticias Pagina Inicio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.