Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Diclofenaco: el fármaco que mató millones de buitres en Asia llega a España

El uso de diclofenaco con fines veterinarios produjo una mortalidad masiva de varias especies de buitres en Asia, llevando a estas especies casi a la extinción. SEO/BirdLife lleva trabajando desde hace meses para intentar la prohibición del fármaco para su uso veterinario en España y en Europa.

 

Buitre leonado.©SEO/BirdLife

 

Desde la publicación, en agosto de 2013, de la autorización de dos medicamentos para bovino y porcino conteniendo diclofenaco, SEO/BirdLife comenzó a realizar gestiones encaminadas a la prohibición del fármaco. Ante la ausencia de respuesta de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), se han coordinado acciones con el Secretariado Europeo de BirdLife International para ejercer presión sobre las autoridades europeas.

 

Aunque el fármaco no se ha autorizado a nivel de la Unión Europea, la aprobación en un estado miembro, en este caso Italia hace varios años, llevó a que la Agencia Europea del Medicamento publicara las prescripciones y límites de uso en vacas y cerdos en 2004. Al amparo de esta publicación, una empresa farmacéutica, filial de una matriz italiana, ha solicitado su autorización en España. Esta se obtuvo finalmente en marzo de 2013, como quedó recogido en el Boletín trimestral del Departamento de Medicamentos Veterinarios de la AEMPS (abril-junio de 2013).

 

El uso del diclofenaco en el Subcontinente Indio (India, Pakistán, Bangladesh, Nepal…) en el tratamiento de las dolencias de las vacas ocasionó la muerte de millones de buitres. Esta ha sido, probablemente, la mayor mortalidad conocida para ninguna especie, debido a que, en el lapso de menos de una década, varias especies de buitres pasaron de contar con millones de efectivos a rozar la extinción.

 

Esta situación no solo ha supuesto una catástrofe medioambiental de graves dimensiones, sino que también ha tenido un desastroso impacto social: proliferación de ratas y perros, repunte de los casos de rabia en humanos, gastos millonarios en la gestión de los residuos… (http://www.seo.org/blog/vacas-sagradas-buitres-sagrados/). 

 

Debido a que se trata de un fármaco de nueva introducción, su implantación para el tratamiento del ganado es, todavía, incipiente. Así mismo, las condiciones sanitarias y veterinarias en España no son las mismas que en esos países asiáticos, pero la eventualidad de que se produzca un accidente no puede ser dejada de lado. En España se encuentran las mayores poblaciones europeas de todas las especies de buitres: el 94% de la población de buitre leonado, el 98% de la de buitre negro, el 82% de la de alimoches y el 66% de la de quebrantahuesos. Para algunas especies, también son las máximas poblaciones a nivel global. Se ha demostrado que, aunque sólo un 1% de las carroñas disponibles estuvieran contaminadas con diclofenaco, se repetiría la hecatombe que ocurrió en Asia. Además, existen medicamentos análogos y que no presentan peligro conocido para la fauna.

 

Hay que recordar que los buitres no sólo cumplen en España un papel fundamental en el funcionamiento de los ecosistemas, sino que impiden la diseminación de enfermedades contagiosas y contribuyen a reducir los costes medioambientales derivados de la gestión de los cadavers. Los buitres consumen anualmente alrededor de unas 10.000 toneladas de carroñas en España, evitando el gasto de decenas de millones de euros en combustible para la recogida, transporte e incineración de los cadáveres y la liberación de 193.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

 

Además, tanto en España como en Europa, se han invertido millones de euros en facilitar la recuperación de estas especies. En este sentido España ha tenido un papel fundamental como donante de ejemplares que han sido reintroducidos en varios países europeos donde habían desaparecido.

Desde SEO/BirdLife, como miembros de BirdLife International, y con el apoyo de la Fundación para la Conservación de los Buitres y del Grupo de Expertos de la UICN en estas rapaces, seguimos impulsando la retirada de este fármaco y reclamamos que se considere en lo sucesivo, el envenenamiento secundario de la fauna salvaje en la autorización de medicamentos de uso veterinario.

 

Blog: Vacas sagradas, buitres sagrados

Compartir este artículo
Esta entrada fue publicada en Noticias, Noticias Pagina Inicio. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.