Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Valencia ‘se inventa’ motivos científicos para seguir con el parany

 

  • SEO/BirdLife recurrirá inmediatamente la resolución y la denunciará ante la Fiscalía de Medio Ambiente
     
  • El Tribunal Constitucional acaba de declarar el parany como contrario a la Carta Magna y el código penal lo considera una práctica delictiva

 

Un petirrojo muerto tras caer en un parany. ©SEO/BirdLife

SEO/BirdLife considera muy grave, y un fraude de Ley, que la administración valenciana haya autorizado la caza en 33 paranys escudándose en un supuesto estudio científico. El parany es un método de caza con pegamento que ya ha sido prohibido por el Tribunal Superior de Justicia dela Comunidad Valenciana, el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

 

 

 

El gobierno valenciano intentó en un primer momento justificar el parany para evitar daños a los cultivos, y los tribunales le cerraron ese camino; luego intentó autorizarlos invocando la tradicionalidad, y también fue desestimado por los tribunales; y ahora  descubre el  presunto interés científico del parany para el estudio de la migración con el fin de intentar una vez más exceptuar la prohibición general del uso del parany que recogen las directivas europeas y las leyes nacionales. Estos pasos del gobierno valenciano demuestran que su interés no era ni evitar los daños a los cultivos ni defender las tradiciones ni, ahora, estudiar la migración de las aves. Por el contrario, ha utilizado estos supuestos como herramienta para intentar legalizar el parany incumpliendo tanto la legislación vigente como las sentencias judiciales. Evidentemente, lo que está realizando el gobierno valenciano es un fraude de ley.

 

Tanto SEO/BirdLife como los principales investigadores en migración de aves que trabajan en la Comunidad Valenciana(1) consideran un disparate intentar estudiar la migración de aves capturándolas en paranys, con pegamento, cuando existen métodos para la obtención de estos datos internacionalmente reconocidos y científicamente validados y contrastados, además de inocuos para las aves.

 

Además, la autorización ha sido expedida a dos profesores del Departamento de Ingeniería Rural y Agroalimentaria dela Universidad Politécnicade Valencia, departamento que nada tiene que ver con el estudio de la biología y migración de las aves y que, desde luego, no cuentan con artículos científicos relacionados con estos temas. Sin embargo, es conocida su relación con las asociaciones de paranyers valencianos. La autorización es tan poco sólida que indica que se liberarán las aves tras limpiarles el pegamento y después de haber sido marcadas, sin indicar siquiera el tipo de marcaje que será realizado.

 

“Los reiterados intentos de la administración valenciana para encontrar un asidero con el que permitir el parany no sólo son una trampa para millones de aves. Son también una burla a la justicia, al medio ambiente y al interés general. La última resolución, además, es un insulto a la comunidad científica y un esfuerzo vano para justificar lo injustificable: la caza ilegal con métodos masivos y no selectivos de aves, prohibida por las leyes españolas y europeas”, asegura Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife. “Esta decisión desprotege a las aves y debilita el estado de Derecho”, añade la directora de SEO/BirdLife.

 

Este año quieren capturar aves protegidas
De manera reiterativa, el gobierno valenciano viene autorizando paranys para  estudiar la inexistente selectividad de este método. Pero este año va más allá y autoriza “la caza científica de aves protegidas”, como son petirrojos, picogordos, currucas capirotadas y currucas cabecinegras: especies NO cinegéticas e incluidas dentro del Listado de Especies Protegidas en Régimen de Protección Especial, desarrollado mediante el Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas.

 

Durante este año la Comisión Europea ha concedido a varios miembros de BirdLife International, entre ellos SEO/BirdLife, un proyecto Life+ para combatir la caza ilegal de aves en el Mediterráneo, apoyando la erradicación del parany, al considerar que aunque ha sido declarado ilegal por los tribunales europeos, españoles y autonómicos, se sigue realizando la captura masiva de miles aves.

 

SEO/BirdLife presentará un recurso de alzada y denunciará ante la Fiscalía de Medio Ambiente la resolución de fecha 1 de octubre, del director general de Medio Natural de la Consellería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana por autorizar la captura con parany de especies protegidas a partir de hoy.

 

[1] Los investigadores Dr. Emilio Barba, Dr. José A. Gil-Delgado y Dr. Juan S. Monros dela Universidadde Valencia; Dr. Eduardo J. Belda dela Universidad Politécnicade Valencia; Dr. Germán M. López dela Universidad de Alicante; Dr. José A. Sánchez Zapata de la Universidad Miguel Hernándezde Elche y Dr. Adrián Ponz de la Universidadde Zaragoza han enviado una carta mostrando su rechazo al uso del parany como un método científico.

Compartir este artículo
Esta entrada fue publicada en Noticias, Noticias Pagina Inicio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.