Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

‘Picoto’, el abejero viajero, regresa a África

  • Ha recorrido 4.000 kilómetros desde los robledales del valle del Jerte hasta el bosque tropical de Liberia, su área de invernada

  • SEO/BirdLife y la Junta de Extremadura marcaron en 2012 con un emisor satélite-GPS, por primera vez en España, un ejemplar de esta rapaz para conocer al detalle sus rutas de migración

  • Su seguimiento ha permitido saber que la gestión responsable de los bosques resulta fundamental para su conservación

 

Picoto, un ejemplar de halcón abejero extremeño, está haciendo historia para la investigación y la conservación de las aves en España. Se trata del primer ejemplar de esta especie en ser marcado con un emisor satélite GPS que permite conocer al detalle sus movimientos. Su seguimiento está ofreciendo conocimientos inéditos sobre la vida y el comportamiento de esta especie.

 

Así, se acaba de comprobar que Picoto está ya en Liberia tras haber pasado por segundo año consecutivo el verano en los robledales del valle del Jerte (Cáceres). Se ha confirmado que acude a criar a la misma zona de Extremadura y también que vuelve al mismo sitio a pasar el invierno, pues Picoto ha regresado a la misma zona tropical de Liberia donde se refugió el invierno pasado, haciendo para ello un viaje de 4.000 kilómetros en apenas dos semanas.

 

Todos estos hallazgos han sido posibles gracias a que, en 2012, SEO/BirdLife y la Junta de Extremadura equiparon al ave con esta tecnología de seguimiento remoto. El trabajo forma parte del programa Migra, que lleva a cabo la organización científica y ecologista con la colaboración de la Fundación Iberdrola.

 

Este año 2013 Picoto abandonó el valle del Jerte el 29 de agosto; en un par de días alcanzó el Estrecho de Gibraltar y cruzó a África la mañana del día 31 atravesando 30 kilómetros de mar abierto sobre el Atlántico y alcanzando el continente africano junto a Tánger. Había conseguido sobrevolar una de las áreas más peligrosas de su viaje. Ha resultado interesante saber que en 2012 cruzó el Estrecho la mañana del 1 de septiembre y ahora lo ha hecho casi en las mismas fechas. Entre el 2 y 7 de septiembre Picoto cruzó el Sahara, la segunda gran barrera geográfica que tenía que traspasar. Luego atravesó las sabanas del Sahel y se internó en áreas ya más boscosas. Finalmente, el 15 de septiembre alcanzó su área de invernada, ya en una zona totalmente cubierta por árboles. Su viajes africano le llevó a sobrevolar Marruecos, Argelia, Mauritania, Malí, Guinea y Liberia, sobrevolando mares, montañas, desiertos, sabanas y selvas.

 

De esta forma se constata que el abejero europeo (Pernis apivorus) presenta una gran fidelidad a la zona de cría y a la de invernada. Picoto que debe su nombre a las cerezas picotas del Valle del Jerte, ha criado con éxito en el mismo nido extremeño del año pasado y ha alcanzado exactamente la misma zona de invernada que el invierno pasado, en un área de bosque tropical lluviosa donde pasará todo el invierno. Se encuentra en el condado del Grand Gedeh, al este de Liberia.

 

‘Picoto’ necesita los bosques

El abejero europeo es una rapaz de mediano tamaño propia de ambientes forestales. Cría en bosques de hoja caduca europeos e inverna en bosques tropicales africanos. SEO/BirdLife a través del programa Migra esta haciendo investigación aplicada. “En este caso, Picoto nos ha demostrado que es fundamental una gestión responsable y sostenible de los bosques a nivel mundial para la conservación de la biodiversidad”, afirma Javier de la Puente, técnico de Área de Seguimiento de especies de SEO/BirdLife y uno de los responsables del marcaje de la rapaz extremeña.

 

De la Puente destaca: “La conservación de los hábitat en las zonas de invernada de las aves europeas es fundamental para su conservación a nivel global. En África hay graves problemas de conservación en varias zonas. Tanto en áreas de sabana en el Sahel, zonas húmedas o áreas forestales como las que utiliza Picoto”.

 

En 2003, Naciones Unidas declaró un embargo sobre los recursos forestales de Liberia para evitar que el ex presidente Charles Taylor siguiera usando la madera talada ilegalmente para financiar su gobierno de violencia. En la actualidad se está reiniciando la explotación de estos bosques. “Es fundamental una explotación racional y controlada de estos recursos para la conservación del bosque tropical lluvioso” concluye De la Puente.

 

En España ocurre lo mismo con los robledales. Es necesario conservar y mejorar el estado de estos bosques, sometidos a una fuerte presión y que han perdido mucha extensión y calidad de conservación. “Los robledales y los castañares del norte de Extremadura son maravillas ecológicas, islas húmedas en medio de un ambiente seco y que han resistido todo tipo de avatares climáticos. Que aves como los abejeros encuentren en ellos uno de sus mejores refugios en España es otra muestra más de su enorme valor ecológico”, afirma Marcelino Cardalliaguet, delegado de SEO/BirdLife en Extremadura.

 

 

Otras especies migratorias marcadas en Extremadura ya están en África

Tres ejemplares de otras tres especies marcadas por la Junta de Extremadura en el marco del programa Migra de SEO/BirdLife están ahora llegando a sus zonas de invernada en el Sahel. Se trata de Limonete, una carraca marcada en Badajoz; Luna, un águila calzada de Badajoz, y Campillo, un aguilucho cenizo pacense. El Sahel es otra zona fundamental para la invernada de las aves europeas y con importantes problemas de conservación.

 

Rutas de las aves marcadas en Extremadura. Septiembre 2013 www.migraciondeaves.org

 

El marcaje de Picoto se ha llevado a cabo dentro del programa Migra, puesto en marcha en 2011 por SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola, incorpora las últimas tecnologías en sistemas de geolocalización y seguimiento remoto para conocer con mayor detalle los movimientos de las aves dentro y fuera de nuestro país.

 

La Junta de Extremadura colabora con el proyecto marcando todos los años varios ejemplares de diversas especies, como águilas calzadas, carracas y aguiluchos cenizos.

 

En la aplicación www.migraciondeaves.org se acumulan ya datos de 177 ejemplares de 19 especies de aves. El objetivo es llegar a conocer los movimientos, rutas migratorias, áreas de invernada y movimientos dispersivos de todas las especies de aves presentes en España.

 

 

Compartir este artículo
Esta entrada fue publicada en Noticias, Noticias Pagina Inicio y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.