La reapertura de una mina de wolframio en Salamanca pone en peligro a especies amenazadas

 

• SEO/BirdLife pide a la Junta de Castilla y León que no autorice la reapertura de una mina en Barruecopardo (Salamanca)

• La actividad afectaría a un espacio protegido de la Red Natura 2000 con poblaciones de cigüeña negra, alimoche, águila perdicera, águila calzada, milano real y halcón peregrino

 

SEO/BirdLife ha solicitado a la Junta de Castilla y León que emita una declaración de impacto desfavorable a una mina de wolframio en el municipio de Barruecopardo (Salamanca) por su grave afección medioambiental.

 

La empresa Saloro SLU ha solicitado la autorización para explotar un yacimiento de wolframio aprovechando un antiguo hueco minero que en la actualidad ha cobrado un enorme valor para el medio ambiente. El wolframio o tungsteno es un metal duro y pesado cuya demanda está en aumento por su uso para aplicaciones industriales y electrónicas. La reanudación de una explotación de este metal en Barruecopardo supondría un gran impacto directo para especies como la cigüeña negra o el alimoche común que se encuentran catalogadas como “Vulnerables” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. Estas especies corren el riesgo de pasar a “En Peligro de Extinción” en un futuro inmediato si los factores adversos que actúan sobre ellas no son corregidos

 

Además, toda la zona a ocupar por la actividad minera está situada en la Zona de Especial Protección para las Aves Arribes del Duero. Siendo por lo tanto un espacio protegido perteneciente a la Red Natura 2000. A juicio de SEO/BirdLife el estudio de impacto ambiental no ha valorado adecuadamente los efectos del proyecto sobre los valores que motivaron la designación del espacio, siendo claramente incompatible el proyecto con la conservación del espacio protegido. Además, la zona de afección se encuentra dentro del ámbito de aplicación de los Planes de Recuperación de la cigüeña negra y el águila perdicera, que utilizan las zonas circundantes al hueco minero como áreas de alimentación.

 

El proyecto también afectará de forma indirecta a la alimentación de las rapaces presentes en el área de afección como el milano real, el halcón peregrino, el águila perdicera y el águila calzada.

 

Por otra parte, SEO/BirdLife se opone a que se pretenda aprobar un proyecto con la excusa de llevar a cabo medidas que compensen el impacto producido. Para SEO/BirdLife las medidas compensatorias, en el contexto de la evaluación de los efectos sobre la Red Natura 2000, son el último recurso al que acudir. Para su aplicación deberá haberse demostrado la ausencia de alternativas y la necesidad de realizar el proyecto por razones imperiosas de interés público de primer orden, razones que no pueden ser aducidas por la empresa. Respecto de este último, solo se podrán alegar razones de importancia relacionadas con la salud humana y la seguridad pública, por darse la situación de que el lugar afectado alberga hábitat y especies prioritarias.

 

Importancia de la Red Natura 2000

La Red Natura 2000 es una red europea de espacios protegidos de alto valor ecológico. Es la pieza central de la política europea de naturaleza y biodiversidad y se basa en la compatibilización de la conservación de los espacios con las actividades humanas que se desarrollan en ellos.

 

Estos espacios proporcionan a los ciudadanos europeos servicios vitales como el almacenamiento de carbono, el mantenimiento de la calidad del agua o la protección frente a inundaciones y sequías, valorados entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año, según estimaciones de la Comisión Europea.

 

A pesar de sus múltiples beneficios y de que el 80% de los españoles vive cerca de un espacio de la Red Natura 2000, sólo un 3% de la población sabe qué es y cómo puede aprovechar sus beneficios y ayudar en su conservación.

 

Por ello, SEO/BirdLife, junto con la Agencia EFE desarrolla el proyecto Life+ Activa Red Natura 2000, apoyado por la Comisión Europea, con el objetivo de dar a conocer y poner en valor la Red Natura 2000. Cofinancian el proyecto el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Fundación Biodiversidad, Red Eléctrica de España y las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Navarra, Baleares, Castilla-La Mancha, Madrid y Cantabria.

 

 

 

Compartir este artículo
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.