Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

SEO/BirdLife confirma que las prospecciones petrolíferas en Canarias suponen una grave amenaza para las aves marinas

  • Según el informe que la ONG ha elaborado a petición de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura, la zona donde se pretenden realizar las prospecciones afectará a dos zonas prioritarias a nivel internacional poniendo en serio peligro la conservación de las aves

     

En el informe, SEO/BirdLife afirma que esta zona constituye un área prioritaria nacional e internacional para la conservación de la avifauna canaria, que debe ser protegida al estar muy próximo a dos de las 11 Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (IBA) marinas identificadas por SEO/BirdLife en Canarias.

 

La primera de ellas, Los Islotes de Lanzarote, alberga la mayor población reproductora del territorio nacional de pardela cenicienta (más de 10.000 parejas), las únicas colonias españolas de paíño pechialbo, y buenas poblaciones de otras especies amenazadas. La segunda IBA, Estrecho de la Bocaina, engloba las aguas del estrecho entre Lanzarote y Fuerteventura, así como las del islote de Lobos. Por este enclave pasan varias veces al año los ejemplares reproductores de pardela cenicienta de las islas Salvajes (Portugal), -la mayor colonia del Atlántico con más de 30.000 parejas-, durante sus viajes de alimentación hacia la plataforma costera del noroeste de África.

 

Por otro lado, y gracias al seguimiento remoto desarrollado en el marco del proyecto LIFE+ INDEMARES, se tiene constancia de que ejemplares reproductores de petrel de Bulwer del islote de Alegranza, utilizan para alimentarse durante el período reproductor las aguas donde se prevé realizar las prospecciones petrolíferas. Además, el amenazado petrel de Madeira utiliza también las aguas interinsulares canarias en ciertas épocas de su ciclo vital.

 

Por último, destacar que el corredor marino entre las islas de Lanzarote y Fuerteventura, y entre éstas dos y la costa africana, es utilizado intensamente por numerosas especies europeas durante sus migraciones, debido a que muchas de ellas tienen sus cuarteles de invernada en las ricas aguas de la cercana plataforma continental del Sáhara Occidental y de Mauritania. En este sentido, el grueso de la población mundial de la amenazada gaviota de Audouin utiliza estas aguas para acceder a sus lugares de invernada en aguas de Mauritania y del Sáhara Occidental.

 

Si bien la información existente sobre el proyecto es muy escasa, y por tanto las valoraciones realizadas deben ser preliminares, hay una serie de riesgos e impactos derivados del proceso exploratorio o extractivo que deben ser tenidos muy en cuenta.

 

El estudio valora en negativo el desarrollo de las actividades previstas así como la instalación y funcionamiento de grandes infraestructuras en el mar (plataformas y barcos de apoyo). La consiguiente iluminación de las instalaciones afectaría de forma negativa a determinadas especies (pardela cenicienta, petrel de Bulwer, etc.) por encontrarse en plena ruta de vuelo hacia las zonas de alimentación en la plataforma continental norteafricana. Además, no se pueden descartar colisiones directas durante la noche e incluso, la modificación de su comportamiento, especialmente durante los meses de verano, momento en el que se podría producir un potencial impacto negativo sobre pardelas, petreles y paíños, que presentan estados de conservación desfavorables en Canarias.

 

Otro aspecto que apunta SEO/BirdLife es que las propias actividades de prospección generarán vertidos de sustancias tóxicas, tanto de los propios buques de apoyo como de las infraestructuras utilizadas, lo que con toda seguridad tendrá un efecto negativo porque a pesar de los esfuerzos de las compañías petroleras porque sus actividades tengan el menor impacto posible, la realidad es que el riesgo de catástrofe existe y sus consecuencias pueden ser muy graves afectando también al sector turístico, principal actividad económica de las Islas.

 

De acuerdo con los datos del estudio entregado por SEO/BirdLife a la Reserva de la Biosfera, “no se pueden aceptar riesgos en el territorio elegido por su fragilidad”.

Esta entrada fue publicada en Canarias, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.