Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Tendidos eléctricos y aves

Más de un millón de aves mueren cada año en los tendidos peligrosos de nuestro país.

Las aves encuentran la muerte en los tendidos eléctricos peligrosos fundamentalmente por dos causas: por electrocución en los postes o apoyos y por colisión contra los cables. En general, las especies de aves afectadas por cada una de estas causas son distintas, y tampoco los diferentes tipos de líneas eléctricas presentan los mismos problemas. Así, en las líneas de transporte con gigantescas torretas el problema fundamental es la colisión contra el cableado, mientras que en los tendidos de distribución, de más baja tensión y pequeños apoyos, además de colisiones contra los conductores es donde se produce la electrocución.

La electrocución afecta sobre todo a las aves que utilizan los apoyos de los tendidos como posaderos, principalmente rapaces, córvidos y cigüeñas. Las aves se electrocutan cuando se produce una derivación de corriente a través de su cuerpo al tocar a la vez dos cables conductores o un cable conductor (u otro elemento en tensión) y el propio poste donde se posan. Hoy en día esta es de hecho una de las causas de mortalidad más importante para rapaces amenazadas tales como el águila perdicera, el águila imperial, el águila pescadora, el milano real o el guirre o alimoche canario. La electrocución afecta también a las águilas reales, culebreras, calzadas, buitres, milanos negros, azores, cernícalos, ratoneros, búhos reales y lechuzas, por citar algunas de las rapaces más sensibles a esta amenaza.

La colisión contra los cables afecta en principio a todas las aves, que al no ver el obstáculo que les sale al paso en su vuelo chocan contra él con consecuencias irreparables. Sin embargo, parecen más susceptibles a las colisiones las aves de vuelo rápido como palomas, patos y gangas, así como las especies gregarias y de vuelo no muy ágil como grullas, flamencos y aves esteparias. La colisión en las líneas eléctricas es también una de las principales causas de mortalidad no natural para especies amenazadas como la avutarda común, la hubara canaria, el sisón común, el urogallo, el lagópodo alpino o el quebrantahuesos.

Desde SEO/BirdLife estamos trabajando para lograr una solución a largo plazo del problema, y para ello hemos puesto en marcha una campaña de información y de denuncia de casos concretos de especial relevancia. Tratamos de conseguir también un mayor esfuerzo y compromiso por parte de las administraciones públicas y las compañías eléctricas para terminar con esta grave amenaza, que afecta a las especies más emblemáticas de nuestra avifauna.

Situación normativa estatal

Situación normativa autonómica


Esta entrada fue publicada en Aves amenazadas. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.