Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Alimentación de aves necrófagas

El Real Decreto 1632/2011 regula la alimentación de las aves necrófagas de interés comunitario. Apoyado en diferentes iniciativas para la aprobación de modificaciones en la reglamentación europea, y en la creación de directrices ministeriales, se ha mejorado sustancialmente la situación que las aves necrófagas sufrían desde hace algunos años.

Tras el cambio en la gestión de los cadáveres procedentes de las explotaciones ganaderas que supuso en los años noventa la aparición de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles (EET), entre las que estaba la conocida como “enfermedad de las vacas locas”, se produjo una complicada situación, tanto para los ganaderos y las administraciones autonómicas, como para la conservación de la fauna carroñera, y en especial para las rapaces necrófagas (buitres, alimoches, quebrantahuesos, milanos o incluso águilas).

 

El cierre de comederos y muladares y la prohibición de abandonar restos de animales en el campo, dejó a varias especies de aves, algunas de ellas en un delicado estado de conservación como el alimoche, el buitre negro o el milano real, sin su principal fuente de alimento. Ante esta situación SEO/BirdLife pidió en 2007 a la Comisión Europea, a través de BirdLife International, medidas urgentes ante la situación crítica por la que pasaban estas aves, solicitando la modificación urgente del reglamento europeo que impedía el abandono tradicional del ganado que muere en el campo, para crear excepciones al menos, en aquellos lugares con importantes poblaciones de aves carroñeras, como es el caso de la península Ibérica, donde vive más del 50% de la población europea de estas aves.

 

Delimitación de zonas de alimentación en las comunidades autónomas

Con la aprobación de este Real Decreto, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino da cumplimiento a las normativas europeas de protección de Aves y Hábitats asegurando la conservación de las rapaces carroñeras. Las Consejerías de Medio Ambiente, de acuerdo con las autoridades sanitarias de las diferentes comunidades autónomas, deberán delimitar y aprobar las obligatorias “zonas de protección para la alimentación de las especies necrófagas”, donde según el Real Decreto se podrá autorizar la alimentación de las especies carroñeras fuera de comederos o muladares. Estas zonas incluirán los espacios protegidos de la Red Natura 2000, las áreas contempladas en los planes de recuperación de especies carroñeras amenazadas y todas aquellas zonas importantes para las especies necrófagas de interés europeo donde exista ganadería extensiva.

 

Beneficio para ganaderos, ahorro de administraciones
y reducción de emisiones de CO2

Por otra parte, los colectivos de ganaderos que cuentan con explotaciones en régimen extensivo, podrán reducir sus costes de producción, eliminando los gastos de los seguros ganaderos asociados a la recogida y procesamiento de los cadáveres o los costes derivados de los gastos de alquiler de la maquinaria para realizar los enterramientos de las reses muertas. Este ahorro en la recogida, transporte y gestión de los cadáveres, dará también un respiro a las administraciones autonómicas, que también sufragaban una parte importante del gasto. Gracias a esta nueva legislación, se reducirán sensiblemente los costes medioambientales derivados de la gestión de los cadáveres, ya que los buitres se consumían anualmente alrededor de unas 10.000 toneladas de carroñas en España, evitando el gasto de combustible para la recogida, transporte e incineración de los cadáveres y la liberación de 193.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

 

España, enclave crucial para la conservación de las aves carroñeras europeas

La Península Ibérica tiene un papel fundamental en la conservación de las aves carroñeras. En España se reproduce el 98% de la población europea de buitre negro, el 94% de buitre leonado, el 82% de alimoche y el 66% de la población europea de quebrantahuesos. Además, mantiene la tercera parte de la población nidificante de Europa de milano real y casi toda su población invernante, la segunda población nidificante de milano negro, la primera de águila real y a toda la población de águila imperial ibérica. 

Compartir este artículo
Esta entrada fue publicada en Aves amenazadas. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.