Censos de especies regionales o locales

Además de los programas de seguimiento a gran escala o los censos específicos, SEO/BirdLife realiza censos regionales o locales de determinadas especies de aves y, en otras ocasiones, estudios de la avifauna completa de determinadas áreas. El objetivo es determinar el estado de la población y distintos aspectos de la biología de determinadas especies a escala regional o local.

 

Seguimiento de la colonia de buitre negro en la ZEPA del Alto Lozoya

El buitre negro presenta en Europa un estado de conservación desfavorable y en Madrid está catalogado como “En peligro de extinción”. La población española se ha estimado en unas 1.500 parejas reproductoras en 2004, mientras que en el año 2003 la población reproductora de Madrid estaba formada por 64 parejas, de las que 61 se encuentran en la ZEPA Alto Lozoya. Lo que supondría que el 95% de la población reproductora madrileña y  el 4% de la nacional se encuentran en este espacio protegido. El 65% de las parejas de la colonia se asientan en una finca privada que está sometida a explotación forestal y en una zona relativamente próxima a Madrid con una elevada presión turística. 

 

 

Vídeo buitre negro

 

Dada la importancia de esta colonia para la conservación del buitre negro en Madrid, desde el año 1997 el Parque Natural de Peñalara (Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid) encarga anualmente a SEO/BirdLife el seguimiento de esta colonia.

El principal objetivo del seguimiento es obtener información para compatibilizar y gestionar la presencia del buitre negro y de la explotación forestal de las masas de pino silvestre  de la ZEPA. El pino silvestre sirve al mismo tiempo de hábitat de nidificación para el buitre negro y de medio de vida de muchas personas de la zona. Los trabajos forestales que se realizan son aquellos derivados de la extracción de madera: cortas de árboles, saca de los mismos y de la leña generada, y quema o astillado de los restos no utilizables, así como de las actividades dirigidas a disminuir las posibilidad de incendios y de aparición de plagas. Con el fin de tener información actualizada para gestionar la colonia, se realiza un exhaustivo censo y seguimiento de la reproducción de las distintas parejas. Se localizan todas las parejas y nidos existentes, y se establece de forma precisa la fecha de puesta, de eclosión, de fracaso -en caso de que se produzca- y de vuelo de los pollos en cada uno de los nidos.

La presencia permanente de una persona en la colonia permite, además, seguir día a día las incidencias ocurridas por la actividad de excursionistas, ganaderos y explotación forestal. Se interviene de forma activa y en colaboración con los agentes forestales y la dirección del Parque, en evitar cualquier actividad que pueda perjudicar el desarrollo de la reproducción del buitre negro. De hecho, hay una continua coordinación entre los trabajos forestales y la reproducción de esta especie para evitar molestias. Este trabajo se desarrolla entre febrero, mes en el que se realizan las primeras puestas, y septiembre, cuando vuelan los últimos pollos.

 

 

 

 

Compartir este artículo
Esta entrada fue publicada en Estudio de especies. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.