Hazte socio | Guía de aves | Contacto
Contagiamos Naturaleza

Así se creó la Sociedad Española de Ornitología

 

Un poco de historia

 

En 1954 un puñado de científicos y entusiastas amantes de nuestras aves fundaron la Sociedad Española de Ornitología, la más antigua ONG conservacionista de nuestro país. Aquí se desvelan algunos aspectos de estos 50 años de estudio y defensa de las aves.

El estímulo decisivo para la creación de la Sociedad Española de Ornitología vino de una expedición a Doñana realizada en 1952 por el profesor Francisco Bernis (Salamanca, 1916 – Madrid, 2003) y José Antonio Valverde (Valladolid, 1926 – Sevilla, 2003). Allí conocen a Mauricio González-Gordon Díez, de Jerez, uno de los propietarios de Doñana, y enseguida surgen las ideas y los proyectos concretos incluyendo la redacción de una Lista Patrón de las Aves de España y la publicación de una revista especializada.

En poco tiempo, consiguen contactar con los pocos aficionados a la ornitología que se repartían por España (Ramón Sáez-Royuela en Burgos, Pedro Weickert en Huelva, Federico Travé y los primos Salvador y Joaquim Maluquer en Barcelona…), y presentan el proyecto de estatutos de la Sociedad a su aprobación. El 15 de mayo de 1954 se celebra la Asamblea constituyente en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid con la presencia de 13 componentes del núcleo fundador que estaba constituido por tan sólo 85 personas.

Entre aquella primera expedición a Doñana, a la que seguirían otras muchas, y la fundación de la Sociedad, tuvo lugar un hecho trascendental que marcaría para siempre la personalidad de la asociación y su vinculación permanente con la conservación de los humedales y en especial de Doñana. En noviembre de 1953, Bernis, a petición de Mauricio González-Gordon ante las terribles amenazas de repoblación y desecación que se ciernen sobre el Coto de Doñana y las Marismas del Guadalquivir, redacta un informe magistral dirigido a Franco en el que destaca todos sus enormes valores naturales (haciendo hincapié en su importancia para la caza, a la que el general era tan aficionado) y pide la paralización de los proyectos agrícolas y forestales y la creación de una reserva o un parque nacional.

Nada más nacer, la asociación se vuelca en la publicación de una revista científica, Ardeola, que en su primer número ya incluye la Lista Patrón y el Prontuario de la Avifauna Española, y poco después en la creación del Centro de Migración de Aves(1957) para el fomento del anillamiento científico de aves.

Las aves migratorias y particularmente las aves acuáticas constituyen las primeras preocupaciones de los fundadores de SEO/BirdLife y hacia ellas se dirigen algunas de las primeras propuestas conservacionistas, como la propuesta de protección de un listado de humedales de importancia internacional como “refugios para la caza migratoria”. De esa misma preocupación surge la vocación internacional de las asociaciones ornitológicas que desemboca en la creación de muchos de los primeros convenios internacionales de protección de la naturaleza. Precisamente fue Bernis, como secretario general de la Sociedad Española de Ornitología, el único español que asistió, junto a un funcionario del Ministerio de Agricultura, a la Conferencia de Ramsar (1971), donde se aprobó el convenio para la protección de las zonas húmedas.

Otros hitos importantes del largo recorrido cubierto por SEO/BirdLife en estos 50 años son, entre muchos otros, la redacción de las Bases para el Proyecto de Clasificación Legal de las Aves de España (1956); la creación de la sección española del ICBP (International Council for Bird Preservation, 1963); la celebración de congresos nacionales de ornitología desde 1968; el seguimiento de la migración de rapaces y cigüeñas por el Estrecho de Gibraltar; los censos nacionales de aves acuáticas, cigüeñas y buitres; la realización de atlas de distribución de las aves reproductoras; el inventario de Áreas Importantes para las Aves (1989); las campañas por las Marismas de Santoña, el Delta del Ebro, o los desastres de Aznalcóllar (1998) y el Prestige (2002); y la publicación del Libro Rojo de las Aves de España (2004).

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.